CUIDADOR QUEMADO

    EL” CUIDADOR QUEMADO” (Síndrome de Burntout.)

     

    Las personas con Trastorno Neurocognitivo Mayor, por ejemplo una demencia, ofrecen una serie de desafíos  emocionales, físicos, sociales y cognitivos, tanto para su entorno como para quienes deben cuidarlas.

    Los cuidadores no sólo  se exponen a la demanda propia de la atención específica que requiere dicha persona, sino que están expuestos además, a largas jornadas laborales, a exigencias de familiares de sus pacientes, a un bajo  reconocimiento hacia su trabajo, una ambigüedad y falta de una inducción apropiada para el cargo, entre otros. Estas situaciones generan un estrés prolongado en la persona que se desempeña en establecimientos de salud y/o establecimientos de larga estadía para adultos mayores, comúnmente llamados Hogares para Adultos Mayores, fenómeno o condición que es conocida como estar “burnt out” (agotado, sin energías.).

    Este estrés laboral crónico,  se manifiesta mediante un complejo síndrome afectivo y motivacional, que sucede en quienes desempeñan tareas de ayuda a los demás, caracterizado por la presencia de síntomas de agotamiento emocional, despersonalización en el trato y una  reducida realización personal, redundando en un bajo desempeño laboral.

    Algunos síntomas de este estrés:

    • Agotamiento emocional: los profesionales declaran una sensación de cansancio, fatiga y desánimo.
    • Despersonalización: aquí el cuidador va invisibilizando a sus usuarios o pacientes, produciéndose un distanciamiento e insensibilidad hacia la persona acompañada de conductas  derechamente cínicas. Para graficar la situación, podríamos decir que esa “persona” se va transformando en “cosa” para el cuidador. Es aquí donde el paciente puede quedar expuesto a  sufrir maltrato psicológico o por negligencia, recibiendo un trato deshumanizado por parte del profesional.
    • Reducida realización personal: aquí el cuidador y/o profesional, comenzaría a perder confianza en su realización personal y asoma la presencia de un autoconcepto negativo, muchas veces inadvertido por el propio cuidador. Baja su productividad y su capacidad resolutiva comienza a hacerse deficiente. A partir de esta etapa, puede presentar rasgos depresivos, deserción laboral y /o ausencias laborales.

    Ante la posibilidad de esta situación, ¿qué pueden hacer quienes tienen a su cargo o dirigen como Empleador, Organizaciones como un ELEAM?, (Establecimientos de Larga Estadía para Adultos Mayores).

    No hay una regla única sino más bien una estrategia o una gama de acciones para que este personal pueda propender a su autocuidado.

    Entre otras posibles, citamos:

              *    Pausas saludables, ejercitando el cuerpo y  esparcimiento de la mente.

              *   Crear  espacios para hablar cuando han vivido la pérdida de un residente. Ayudarles  a expresar sus emociones puede aliviarles su natural angustia.

              *    Definir claramente el cargo, cuáles serán sus responsabilidades (deber) y atribuciones (respaldo).

              *   Definir personas competentes y con una alta motivación para realizar una inducción. El  Burnt out  es contagioso!!!

           *   Realizar una selección de personal teniendo en vista las competencias blandas acordes con  las funciones y tareas que realizará.

             *     Respetar sus relevos y tiempos de descanso, que renuevan sus energías.

             *    Evitar excesos de horas extras. Aunque haya incluso un incentivo económico,  trabajar turnos de 24 hrs, ¡es agotador!

    • Crear formas tangibles de reconocimiento. Para ayudar a su sentido de realización personal, es clave que el cuidador se sienta reconocido por su labor.

     

    • Psicoeducar al personal, entregándoles herramientas  útiles para su trabajo, de manera didáctica y que lo involucren para lograr objetivos comunes, que se resumen en lograr una atención centrada en la persona.

    Se trata entonces, de CUIDAR AL CUIDADOR, para lograr como consecuencia, que las personas mayores que están a su cargo reciban una atención humanizada, centrada en la persona y  en sus derechos

    Mónica Oviedo Fernández.
    Psicóloga, Licenciada en Psicología

    Image